31.12.12

Recibiendo al 2013


Faltan unas horas para cerrar un año más, el 2012 se está yendo. Ahora es el momento en el que nos sentamos y pensamos en lo que hemos hecho, en los sueños cumplidos y en los propósitos que se nos quedaron pendientes, en las nuevas personas que aparecieron en nuestra vida, en las que ya estaban y cobraron más protagonismo, en las que dejamos en el camino, en las que nos gustaría recuperar (nunca es tarde, ese podría ser un buen nuevo propósito) y, por qué no, en las que queríamos haber alejado de nosotros y no hemos podido (otro nuevo propósito). Pensamos en nuevos retos, en metas que han nacido a lo largo de estos meses y que nunca habríamos soñado antes.
Para mí este año ha sido especial porque junto a Nora he crecido enormemente, ella me ha enseñado aspectos de mi que no conocía, me ha ayudado a desarrollar algunos y a ir desterrando otros, me ha enseñado que yo era una madre que no sospechaba y que sabía hacer las cosas de una manera que ni intuía. Ella ha traido a mi vida a personas que me han enriquecido, me ha enseñado a valorar, a priorizar, a desestimar, a vivir momentos... 2012 huele a ella y me encanta.
 Así que llega el momento de pedir un deseo para el nuevo año nuevo. Yo creo que me quedo con VALOR, valor para afrontar 2013 y todo lo que nos depara, para disfrutarlo, para lucharlo, para reirlo, para llorarlo, para seguir embriagándome de ese olor, para vivirlo al máximo rodeándome de tod@s aquell@s que estáis y que habéis decidido quedaros para seguir enseñándome. Seguro que será un gran año.
Y tú? qué pides al 2013?
  •           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada